15 enero 2008

OLOR A PESCADO




Un estado dice que nos protege, nos acoge y nos da cierto bienestar. El estado chileno se vanagloria de ser moderno, avanzado y desarrollado, pero al parecer, su desarrollo no llega màs allá de un terrorismo planificado de estado.

A la muerte de un joven Mapuche hace un par de semanas, en manos de los corruptos pacos (policía chilena) se suma ahora la represión que sufren los que apoyan y pelean la causa Mapuche. El encarcelamiento, golpiza y montaje al que se vio sometido un joven constructor poblacional en la ciudad de La Serena, al norte de Chile, deja ver como el gobierno maneja elementos represivos muy similares a los que se vieron durante la dictadura de Pinochet. Las constantes violaciones a los Derechos Humanos hacen pensar en una dictadura disfrazada de democracia que dirige y lanza sus dardos contra constructores o "terroristas" como los llaman dentro de la institucion burocrática.

Chile en este sentido viola toda convención o tratado internacional en cuanto no permite la autodeterminación de un pueblo, intentando a toda costa hacerlo desaparecer y condenándolo bajo una legalidad de base fraudulenta (terrorismo de estado).

¿Acaso es terrorismo luchar por la autodeterminación de la propia identidad?, lo cierto es que Chile huele a pescado (con su pekeña ballena a la cabeza).


1 comentario:

roy dijo...

excelente post

saludos!

roy
www.infobosta.blogspot.com