08 abril 2007

Iglesia y Polìtica

A Dios rogando y con el mazo dando...

"¿De qué nos libra o salva? Del mal más profundo, que es la egoísta y soberbia rebeldía contra Dios, que tiene tantas consecuencias en la vida persona y social"

José María Arancibia, Arzobispo de Mendoza, incluye esta sentencia en su Mensaje Pascual, este domingo 8 de abril de 2007.
Yo pensé que ya habíamos pasado por esto, a fuerza de hogueras, instrumentos de tortura y persecusiones. Supuse también (pobre iluso) que la imagen de Dios como una divinidad vengadora que castiga el olvido, había sido rebatida con amplitud en el Concilio Vaticano Segundo. Tenía la esperanza (mundana, no trascendente) de que esta parafernalia retórica fuera un cuento anacrónico y fenecido.
Pero no. No es así en absoluto.
Primero, el Papa actual, que fue hasta hace poco la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe(nombre moderno para la conocida Inquisición de la Edad Media), ha solicitado que se vuelva a celebrar la Misa en Latín, con la excusa absurda de que el latín es una lengua universal (muerta pero universal)
Por otro lado, él y Monseñor Trujillo, conservador y reaccionario sacerdote colombiano con amplia influencia en el Vaticano, han condenado a Jhon Sobrino en El Salvador. Sobrino es representante de la Teología de la Liberación y estos perversos personajes, supuestos dignatarios de una Iglesia que predica el amor a los semejantes, desautorizan a Sobrino porque éste defiende la opción por los pobres.
Y esta muestra obtenida del saludo pascual de un Arzobispo de una provincia Argentina, Mendoza, no hace más que reafirmar que la Iglesia Católica Apostólica Romana está volviendo al conservadurismo más crudo.

"La Iglesia no es un agente político. Tampoco pretende serlo. Valga la aclaración. Esta es la sabia enseñanza del papa Benedicto XVI, corroborada por la bimilenaria experiencia de la Iglesia. Sin embargo, no puede dejar de ofrecer su contribución a la lucha por la justicia y a la construcción de la comunidad política, centrada en el bien común."

Otra parte del mismo mensaje, en donde la segunda parte de la proposición niega la primera oración. Y contiene varias falacias, entre la que se destaca la primera: la Iglesia ha sido, es y al parecer, seguirá siendo un agente político. No puede no serlo, pero negar lo obvio es además de absurda, una posición política que se aproxima a la pretendida asepsia del liberalismo económico.
Pero, y al igual que esa doctrina económica, la Iglesia va a participar, por el "bien común".

“La doctrina social de la Iglesia –enseña el Papa– argumenta desde la razón y el derecho natural, es decir, a partir de lo que es conforme a la naturaleza de todo ser humano”. (Dios es amor, 28,5). “Lo que es conforme a la naturaleza de todo ser humano”.

O sea, todo lo que tiene que pasar y el orden social mismo, provienen de la "naturaleza humana" y por tanto, debemos ajustarnos a ella. Y no ser rebeldes frente a Dios. El mensaje además, indica que no tienen intenciones de imponer una fe pero en la práctica, es lo que se propone.
Cabe acotar como último detalle, que Arancibia, Arzobispo y autor de este desaguisado dogmático y reaccionario, hablando sobre la muerte del Docente en Neuquén, dijo que comprendía el dolor y la angustia, pero que le pedía a los docentes que iban al Paro el día lunes 9 de abril, que "reflexionaran sobre la conveniencia del mismo" dado que lo que se necesitaba era resignación cristiana y reflexión, y no actitudes que propiciaran nuevos enfrentamientos.
Consenso en definitiva, no ser rebeldes, Dios se enoja.
El texto completo, que es peor...
Marcelo Daniel Fernández
de la redacción de Urticultura

2 comentarios:

marian dijo...

uuuf!

Anónimo dijo...

Asi como suena Marian. Asi que ya saben, todos a aprender latìn, digo, si son católicos. Mujeres aprestarse para el cinturón de castidad, hombres, la tierra es el centro del universo.
Dominus vobiscum

Marcelo "XXIII" Fernández